Es un enfoque que busca mejorar la función visual a través de ejercicios y técnicas específicas. Se centra en fortalecer la coordinación, percepción y habilidades visuales para optimizar el rendimiento ocular. Emplea actividades como ejercicios de seguimiento visual, enfoque y percepción espacial para mejorar la agudeza visual, la coordinación ojo-mano y la capacidad de procesar información visual, beneficiando actividades diarias y el rendimiento escolar, laboral y deportivo.