El péndulo hebreo no es el más sofisticado, pero es un instrumento excepcional para radiestesistas y promotores del crecimiento personal. Lo simple siempre es grande, y este péndulo, de forma sencilla, práctica y profunda, puede armonizar y cambiar nuestra vida. Se dice que facilita la sanación física y emocional, además de ser un potente armonizador de los campos electromagnéticos. Es conocido también como el péndulo de la sanación, integra los beneficios de la radiestesia y las terapias que utilizan la vibración de la energía.