La osteopatía ginecológica se centra en el diagnóstico y tratamiento de trastornos específicos del sistema reproductivo femenino. Emplea técnicas manuales para abordar disfunciones como el síndrome premenstrual, dolor pélvico crónico, disfunciones menstruales y apoyo a condiciones como el síndrome de ovario poliquístico. Busca equilibrar el sistema musculoesquelético para mejorar la circulación, regular las funciones hormonales y aliviar molestias asociadas con la salud ginecológica.