El masaje relajante es una terapia manual que emplea movimientos suaves y fluidos para reducir la tensión muscular y mental. Se centra en inducir la relajación, liberar el estrés y mejorar la circulación en las zonas deseadas. Este tipo de masaje promueve la calma, alivia la ansiedad y proporciona bienestar general. Con técnicas como amasamiento suave, fricción y presiones moderadas, se busca restablecer el equilibrio corporal, ofreciendo una experiencia reconfortante y rejuvenecedora.