El masaje deportivo es una técnica focalizada en atletas para preparar el cuerpo antes del ejercicio, mejorar el rendimiento y acelerar la recuperación tras el esfuerzo físico intenso. A través de manipulaciones profundas, estiramientos y presiones específicas, se busca aliviar la tensión muscular, prevenir lesiones, incrementar la flexibilidad y promover la circulación. Este tipo de masaje está diseñado para adaptarse a las necesidades atléticas, contribuyendo a optimizar el desempeño y la recuperación.